Imperial Cleaning

Oferplan La Voz de Galicia

The Firstborn Redeemed Historias Jesus Is the True Prophet Contemplar 9:

Escuela de Negocios 2.0

Menú de navegación

Sacerdote, Profeta y Rey? Dicha unidad se realiza en la diversidad de miembros y funciones. Los miembros de estas Iglesias y comunidades se incorporan a Cristo en el Bautismo, por ello los reconocemos como hermanos. La Iglesia debe anunciar el Evangelio a todo el mundo porque Cristo ha ordenado: Entre ellos hay una verdadera igualdad en su dignidad de hijos de Dios.

El Papa, Obispo de Roma y sucesor de san Pedro, es el perpetuo y visible principio y fundamento de la unidad de la Iglesia. Los laicos ejercen diversos ministerios al servicio de la comunidad, e impregnan de valores morales las actividades temporales del hombre y las instituciones de la sociedad.

Todos juntos forman en Cristo una sola familia, la Iglesia, para alabanza y gloria de la Trinidad. Por cielo se entiende el estado de felicidad suprema y definitiva.

En la liturgia de la Iglesia, Cristo significa y realiza principalmente su misterio pascual. Los misterios de la vida de Cristo constituyen el fundamento de lo que ahora, por medio de los ministros de su Iglesia, el mismo Cristo dispensa en los sacramentos. Cristo ha confiado los sacramentos a su Iglesia.

Queda, por tanto, consagrado al culto divino y al servicio de la Iglesia. En la Antigua Alianza se encuentran varias prefiguraciones del Bautismo: El bautizado pertenece para siempre a Cristo: El nombre es importante porque Dios conoce a cada uno por su nombre, es decir, en su unicidad. Para recibirlo con fruto hay que estar en gracia de Dios. La inagotable riqueza de este sacramento se expresa con diversos nombres, que evocan sus aspectos particulares.

Se alimenta de la esperanza en la misericordia divina. Los actos propios del penitente son los siguientes: Los efectos del sacramento de la Penitencia son: Para el episcopado se exige siempre el celibato. Al bendecirlos, Dios les dijo: La alianza nupcial entre Dios e Israel prepara y prefigura la Alianza nueva realizada por el Hijo de Dios, Jesucristo, con su esposa, la Iglesia.

El consentimiento matrimonial es la voluntad, expresada por un hombre y una mujer, de entregarse mutua y definitivamente, con el fin de vivir una alianza de amor fiel y fecundo. Puesto que el consentimiento hace el Matrimonio, resulta indispensable e insustituible.

Dios mismo ratifica el consentimiento de los esposos. Por otra parte, este sacramento confiere a los esposos la gracia necesaria para alcanzar la santidad en la vida conyugal y acoger y educar responsablemente a los hijos. Los pecados gravemente contrarios al sacramento del Matrimonio son los siguientes: Los sacramentales son signos sagrados instituidos por la Iglesia, por medio de los cuales se santifican algunas circunstancias de la vida. Se practica de modo ordinario en el rito del Bautismo.

De ordinario, las exequias comprenden cuatro momentos principales: La gracia de Cristo obra en todo hombre que, siguiendo la recta conciencia, busca y ama la verdad y el bien, y evita el mal. La bienaventuranza sobrepasa la capacidad humana; es un don sobrenatural y gratuito de Dios, como la gracia que nos conduce a ella. El derecho al ejercicio de la libertad es propio de todo hombre, en cuanto resulta inseparable de su dignidad de persona humana.

Nuestra libertad se halla debilitada a causa del pecado original. La moralidad de los actos humanos depende de tres fuentes: El acto es moralmente bueno cuando supone, al mismo tiempo, la bondad del objeto, del fin y de las circunstancias. No se ama sino el bien, real o aparente. Pueden ser asumidas en las virtudes o pervertidas en los vicios.

Cuando escucha la conciencia moral, el hombre prudente puede sentir la voz de Dios que le habla. Con todo, no es imputable a la persona el mal cometido por ignorancia involuntaria, aunque siga siendo objetivamente un mal. Es necesario, por tanto, esforzarse para corregir la conciencia moral de sus errores. Hay virtudes humanas y virtudes teologales.

Adquiridas y fortalecidas por medio de actos moralmente buenos y reiterados, son purificadas y elevadas por la gracia divina. Son la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza. Las virtudes teologales son las que tienen como origen, motivo y objeto inmediato a Dios mismo.

Las virtudes teologales son la fe, la esperanza y la caridad. Es una ofensa a Dios, a quien desobedecemos en vez de responder a su amor. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana. La variedad de los pecados es grande. En cuanto a la gravedad, el pecado se distingue en pecado mortal y pecado venial.

Se comete un pecado mortal cuando se dan, al mismo tiempo, materia grave, plena advertencia y deliberado consentimiento. Este pecado destruye en nosotros la caridad, nos priva de la gracia santificante y, a menos que nos arrepintamos, nos conduce a la muerte eterna del infierno. El pecado venial, que se diferencia esencialmente del pecado mortal, se comete cuando la materia es leve; o bien cuando, siendo grave la materia, no se da plena advertencia o perfecto consentimiento.

Este pecado no rompe la alianza con Dios. Los vicios pueden ser referidos a los siete pecados llamados capitales: Tenemos responsabilidad en los pecados de los otros cuando cooperamos culpablemente a que se comentan. La persona es y debe ser principio, sujeto y fin de todas las instituciones sociales.

Algunas sociedades, como la familia y la comunidad civil, son necesarias para la persona. Esta autoridad tiene su propio fundamento en la naturaleza humana, porque corresponde al orden establecido por Dios. Las leyes injustas y las medidas contrarias al orden moral no obligan en conciencia.

La sociedad asegura la justicia social cuando respeta la dignidad y los derechos de la persona, finalidad propia de la misma sociedad. Estas diferencias alientan, y con frecuencia obligan, a las personas a la magnanimidad, la benevolencia y la solidaridad, e incitan a las culturas a enriquecerse unas a otras. La ley natural es universal e inmutable, y pone la base de los deberes y derechos fundamentales de la persona, de la comunidad humana y de la misma ley civil.

A causa del pecado, no siempre ni todos son capaces de percibir en modo inmediato y con igual claridad la ley natural. La Ley antigua constituye la primera etapa de la Ley revelada. Se le llama gracia habitual , santificante o deificante , porque nos santifica y nos diviniza.

Es sobrenatural , porque depende enteramente de la iniciativa gratuita de Dios y supera la capacidad de la inteligencia y de las fuerzas del hombre. Escapa, por tanto, a nuestra experiencia. Todos los fieles estamos llamados a la santidad cristiana. Los preceptos de la Iglesia son cinco: La Ley no es abolida. Al guardar los Mandamientos, el pueblo expresa su pertenencia a Dios, y responde con gratitud a su iniciativa de amor.

Por tanto, transgredir un mandamiento es como quebrantar toda la Ley. La caridad ama a Dios sobre todas las cosas y rechaza la indiferencia, la ingratitud, la tibieza, la pereza o indolencia espiritual y el odio a Dios, que nace del orgullo.

El mandato de Dios: Es un pecado grave contra Dios, que siempre es fiel a sus promesas. El cuarto mandamiento ordena honrar y respetar a nuestros padres, y a todos aquellos a quienes Dios ha investido de autoridad para nuestro bien.

Entre los miembros de una misma familia se establecen relaciones personales y responsabilidades primarias. Los principios y valores familiares constituyen el fundamento de la vida social. La sociedad tiene el deber de sostener y consolidar el matrimonio y la familia, siempre en el respeto del principio de subsidiaridad. El ciudadano no debe en conciencia obedecer cuando las prescripciones de la autoridad civil se opongan a las exigencias del orden moral: La vida humana ha de ser respetada porque es sagrada.

Y no debe suponer un uso de la violencia mayor que el necesario. La pena impuesta debe ser proporcionada a la gravedad del delito. Pero si se induce deliberadamente a otros a pecar gravemente, se comete una culpa grave. Los cuerpos de los difuntos deben ser tratados con respeto y caridad. Estos comportamientos, si son voluntarios y consentidos en cosas de gran importancia, son pecados graves contra la caridad.

La paz en la tierra es imagen y fruto de la paz de Cristo. Exige que sean tratados con humanidad los no combatientes, los soldados heridos y los prisioneros.

Se debe hacer todo lo razonablemente posible para evitar a toda costa la guerra, teniendo en cuenta los males e injusticias que ella misma provoca. Corresponde a cada uno aceptar la propia identidad sexual, reconociendo la importancia de la misma para toda la persona, su especificidad y complementariedad.

Son numerosos los medios de que disponemos para vivir la castidad: El acto conyugal tiene un doble significado: Las ofensas a la dignidad del Matrimonio son las siguientes: The Peacemakers Mateo Los que Hacen la Paz Foundations 5: God Saves La Base 5: Dios Salva Matthew Those Who Are Persecuted Mateo Salt and Light Mateo We Respond to God La Base 6: Respondemos a Dios Matthew True Obedience Mateo New Identity La Base 7: Nueva identidad Matthew How to Treat People Mateo Sexual Purity Mateo What Should We Do with Divorce?

Just the Truth, Always the Truth Mateo Better than They Deserve Mateo Look at Me Mateo Accumulating and Worshiping Matthew Servimos a nuestro dios Llamada alta, sin empujar Matthew El Mejor Padre Matthew Falsos Maestros Matthew La Base Fuerte Matthew Tocar para Sanar Presenting: Vino el Cordero Christ Is Born: Vino el Rey Christ Is Born: Vino el Rescatador Matthew Fe Verdadera Matthew Otros Salvados por Tu Fe Matthew Cristo y el Evangelio en Cada Mensaje Matthew Puertas Abiertas y Puertas Cerradas Matthew El Poder de una Madre Matthew El Temor al Hombre Matthew Saber y Hacer Mateo Why Do We Do This?

Our Message Celebrando Quince 3: The Family Celebrando Quince 4: Marriage Shaped by the Gospel Presentando: Gracia Soberana Matthew El Evangelio de la Gracia Colosenses: La Vida en Cristo Colossians: Life in Christ Colossians 1: Made by God Colosenses 1: Hecho por Dios Colossians 2: The Key Phrase Colosenses 2: La Frase Clave Colossians 3: The Power of Prayer Colosenses 3: The Answer to Everything Colosenses 4: La Respuesta a Todo Colossians 5: We Worship Our God Colosenses 6: Adoramos a Nuestro Dios Colossians 7: Until the End Colosenses 8: Hasta el Fin Colossians 9: Servants of the Gospel Colosenses 9: Siervos del Evangelio Colossians Speaking the Gospel Colosenses Hablamos el Evangelio Colossians Continuing Like We Started Colosenses Complete in Christ Colosenses Completos en Cristo Devocionales Christmas A Christmas Story Navidad Marked by God Colosenses Marcados por Dios Colossians Born Again Colosenses Nacidos de Nuevo Colossians Not By Works Colosenses No Por Obras Colossians Empty Shadow or Reality Colosenses Conversaciones sobre liderazgo y la iglesia Colossians Rules or Transformation Colosenses El Enfoque del Hijo de Dios Conversaciones: The Wrath of God Colosenses La Ira de Dios Conversaciones: No Te Enojes Conversaciones: Hope and Life Today!

Esperanza y Vida Hoy Colossians The Truth, and Nothing but the Truth Colosenses Mission Impossible Colosenses What Do You Want? Good People Colosenses Buena Gente Colossians Erase the Debt Colosenses Cancelar la Deuda Conversaciones: Ruled by Peace Colosenses Gobernado por la Paz Conversaciones: Marinated in the Word Colosenses Marinado en la Palabra Conversaciones: Leading Each Other Colosenses We Sing to Our Father Colosenses Cantamos a Nuestro Padre Conversaciones: Representing God Colosenses Representamos a Dios Conversaciones: Glory in Marriage Colosenses Gloria en el Matrimonio Colossians Parents and Children to the Glory of God Colosenses Padres e Hijos para la Gloria de Dios Colossians Work for the Glory of God Colosenses Trabajar para la Gloria de Dios Colossians Los Hijos Hablan con su Padre Colossians Doors for the Gospel Colosenses Puertas y el Evangelio Colossians True Friendships, with a Purpose Colosenses We Proclaim the Gospel Colosenses Authentic Community Colosenses His Grace with Us Colosenses Su Gracia con Nosotros Conversaciones: Transformed by the Gospel Colosenses La Vida en Cristo: Transformado por el Evangelio Conversaciones: Las Historias en la Historia Stories 1: Only One Story Historias 1: Two Gardens Historias 2: Dos Jardines Stories 3: Envy and Jealousy Historias 3: Celos y Envidia Conversaciones: Walking with God Historias 4: Caminar con Dios Stories 5: Through Us Historias 5: What We Most Desire Historias 6: Fatal Shortcuts Historias 8: Life from Death Historias 9: Vida de la Muerte Conversaciones: Conversando con Norberto Otero, Pte 1 Conversaciones: Conversando con Norberto Otero, Pte 2 Conversaciones: Conversando con Norberto Otero, Pte 4 Vision 2: El Estudio Vision 4: La Lectura Vision 5: El Grupo Stories Love Test Historias Prueba de Amor Stories The Blessing Historias From Rejected to Chosen Historias El Rechazado, Escogido Conversaciones: Impossible Temptations Historias Sent Ahead Historias Rescued from Slavery Historias Raised Up to Give Life Historias Levantado para Dar Vida Conversaciones: The Lamb of God Historias El Cordero de Dios Conversaciones: The Firstborn Redeemed Historias The Word of God Historias La Palabra de Dios Conversaciones: Never Alone Historias Living Water Historias Tenemos que Adorar Stories Bread of Life Historias Pan de Vida Comentario: Stealing Glory Historias A Covenant with God Comentario: Hacemos lo que queremos Comentario: Entre Nosotros y Dios Stories Between Us and God Comentario: God is the True and Perfect Father Historias The Desert Historias Refrescar el alma Stories A Living Hope Historias Una Esperanza Viva Comentario: Ciudadanos de los cielos Comentario: Our Guide on the Journey Historias El peligro del liderazgo Conversaciones: El Gran Guerrero Stories The True and Perfect Leader Historias The Unbelievable Part of the Story Historias Demasiadas tareas Stories Ghosts and Sacrifices Historias Necesitamos hacer un inventario Stories

¿Qué quieres estudiar?

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.